Soledad Rithner/Una remera de los Doors



Vidas literarias


Un día soleado pero triste. Veo una remera de los Doors y me acuerdo cuando los
escuchábamos juntos. Te sabías todas las letras y me las explicabas con tus propias
interpretaciones. Nunca más los oí desde que no estás.
Paso frente a un kiosco y veo un chocolate con la leyenda "te extraño". Entro, y lo compro,
pero no puedo ni siquiera abrirlo. Llego a casa y busco la caja con las pocas fotos tuyas que
tengo. Me las regaló tu mamá y son de cuando eras niño. De grande no te gustaba nada
que te sacaran fotos. Guardo el chocolate en la caja y la cierro. Una vez más pienso en que
debería escribir sobre tu vida, pero no puedo. Vos eras el escritor.





Un hombre brillante

Era incapaz de seguir escuchándolo. Bastaba con asentir de vez en cuando. Y la música
era la evasión perfecta. Ese hombre parecía saberlo. Pero seguramente no le importaba.
Estaba acostumbrado a hablar solo. Decir la verdad no es suficiente.





El infierno es de día

Los edificios todavía cansados se despiertan. Nosotros estamos a punto de estallar. Hace
poco era de noche. Las horas han pasado rápido. Pronto el calor lento del mediodía no
discriminará ventanas ni miradas que sueñen con un final.




Lo que habías imaginado

La cara hundida en las sábanas. Su cuerpo repitiendo un movimiento ajeno. Ya casi es de
día. Odio ese jolgorio de los pájaros afuera. ¿Cómo se hace para ser feliz?





Saber esperar

El pasillo largo, despintado. La casa al final. Adentro ella me espera. Una vez más, después
de tantos años. No sé si quiero verla, me recuerda a nuestro amigo muerto. Mejor me voy.
Ella ya está acostumbrada a la ausencia.





Soledad Rithner nació en la ciudad de General Roca, Río Negro, Patagonia, en 1976.

Cursó la carrera de Bellas Artes en la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano, en el barrio de Barracas.
Asistió a diversos talleres y seminarios. Realizó clínica de obra con el maestro José Marchi.
Ha sido parte de numerosas muestras colectivas en espacios de arte.
Realizó libros de artista colaborando en comedores comunitarios y municipios. Con el material  allí reunido, participó en la realización de un libro único y resultado del trabajo de la comunidad: un registro de la creativa experiencia y fuente de inspiración para otros.
Ha incursionado en la fotografía, la literatura y en la intervención de objetos, dejando que una disciplina invada a la otra, en toda su obra.
Escribe poemas y relatos.
Participa desde sus inicios, del taller literario Coleccionistas de Palabras.

Es colaboradora permanente de El esfuerzo Conjugado, Revista de Arte y Literatura.



https://www.instagram.com/solrithner/
https://www.facebook.com/Thisissolrithner/




Comentarios

Publicar un comentario