Entradas

Antonia di Príncipe / Como una hoja olvidada

Imagen
Calor


una lengua roja
ara mi alma
encerrada
en el recuerdo
de lo que nunca pasó

donde no hay grietas
no llega la luz



****


Chimenea


llamas rojas
imagenes aceleradas
la penumbra
empapa el aire
el frío
empuja cada movimiento
 y todo vuelve
a empezar


****


En el frío de mis ojos
la distancia
marca un antes y un después

tu sonrisa
ya no es la misma
tus palabras
ahora libres

todo llega sin sonido y sin colores
como una hoja olvidada en un rincón



****



Otoño


relámpagos de colores
marchitan
bajo mis pies
el ruido se pega a la piel
el aire rojo
mezcla los miedos
toco el pentagrama de mi vida
hasta el final
allí me quedo
esperando





Antonia Di Principe nació en 1961 en Sambiase, Catanzaro.
Ejerce la abogacía.
Viajera y fotógrafa sin pausa, escribe poemas y relatos en español e italiano.
Es colaboradora permanente de la revista digital de Arte y Literatura El Esfuerzo Conjugado.
Actualmente reside en la bella Praia a Mare, donde el Tirreno se adormece.










Mónica Tempesti / El mazo de cartas

Imagen
EL MAZO DE CARTAS



I
El lunes fui a desayunar a un bar recientemente inaugurado. Quería estar tranquilo y cómodo leyendo el diario deportivo. Pedí un café con leche y medialunas. Una voz me interrumpió: -Es increíble , ¿no? Levanté la vista. -¿Qué? -Soy hincha del club y no puedo creer que compraran a ese jugador. -Sí, dije. Se sentó en la mesa de al lado. Me miraba sonriendo, sería de mi edad. Estaba medio despeinado. Pidió un café. Estaba con un libro de Lemaitre. -Esa novela es muy buena,me animé a decirle. -¿Sí?,me la recomendó un amigo. Lo invité a sentarse a mi mesa.
Ni bien lo hizo me miró directo a los ojos, él los tenía negros. Profundamente negros. Conversamos bastante,acerca de nuestros gustos, algo de política.Miré el reloj. -Uy es tardísimo. Tengo que ir a Tribunales. -¿Querés que nos veamos para cenar? ¿Alguna noche? Dudé pero le dije que sí. Nos dimos los números de los celulares, salimos a la calle,me dio un beso en la mejilla y se fue. Quedé trabado en la vereda. Unos segundos después e…

Franco Hoffman/ La pena tambaleante

Imagen
Trainspotting nos inspiró a convertirnos en junkies




No teníamos qué hacer,
no teníamos adónde ir;
hasta que ella dijo:
“conozco un lugar cerca del purgatorio”.

Aguardaba la metáfora inquieta,
se desvanecía el alma;
no solo aquel sábado:
siempre que estuviéramos en la esquina correcta.

Veíamos a Dios entre las tinieblas,
caminaba lentamente hacia nosotros;
cuando ella dijo:
“digna vida la del criminal”.


Y los segundos se convirtieron en millas
hasta el fin de la carretera.


Entonces reanudamos la reclusión;
guardó la gema en una caja de cigarrillos,
besó mis labios, y dijo:
“los chavales ricos venimos a morir”.

Y sacó una escopeta de su corpiño;
me mató a mí, y luego se mató ella,
y cuando nos encontramos en el purgatorio,
tomó mi mano,
y nos tiramos de picada al infierno.




****



¿Dónde está HoffmanHouse?




Todos los días reencarnaba en alguien nuevo:
los libertinos que se morían en un colchón
las putas que se bailaban un rock ‘n’ roll
los aguafiestas que se chupaban un cartón
todos lloraban…

Elena Irurzun / De paseos y bestias

Imagen
- Te dejo, me voy a sacar a las bestias, conecto luego – tipeé en el chat, apurada. Cerré el local y me metí en el auto. Una hora y cuarenta y cinco minutos para pasear a las perras, almorzar y volver. Apagué la radio cuando estacioné en la cochera y pasé rápido por el supermercado.




**



Bajó corriendo y estrelló las garras afiladas contra la puerta cuando escuchó al humano subir las escaleras. Ladró mientras saludaba para ocultar el aleteo y los pasos pesados que anunciaban la llegada de su compañera. Observó atento los preparativos para el paseo y tomó un poco de agua antes de permitir, amable, que pusiera el arnés sobre las plumas cobrizas de su cuello y la melena leonada de la otra perra para abandonar el palacio rumbo a la plaza.
Tuvo que alejar a fuerza de picotazos y coces a las mascotas impertinentes que interrumpieron varias veces en su camino. Llegaron finalmente al parque y al ser liberado de su correa, desplegó las alas y se elevó raudo, atrapando con agilidad las pelotas que …

Santiago Petruzziello / Rosa de los Vientos

Imagen
Santiago Petruzziellonació en Lanús, en 1991.
Estudia Dirección Cinematográfica en FUC/ Universidad del cine. 


Escribe poesía.

Sus poemas, en Revista La Lewis Carrol número 2

https://issuu.com/funesdelatorre/docs/la_lewis_carroll_n2_julio_2017




César Cantoni / Una calle periférica

Imagen
Los caminos de la vida


Buda transitó el Noble Camino,
Lao-Tsé eligió seguir el Sendero,
Cristo tomó la ruta del Calvario,
yo, menos proclive a dogmas y vía crucis,
ando y desando una calle periférica
cuya única verdad son los grafitis.




****



Cynthia y John


Leo en el diario: "Ayer murió Cynthia Powell,
la primera esposa de John Lennon".
Hace tres décadas y media murió John.
Ambos alguna vez fueron jóvenes
y estuvieron enamorados.
La gloria, incluso, adoraba sentarse sobre sus rodillas.
Después llegaron las controversias.
¡Qué rápido pasa todo: el tiempo, la vida,
los amores irresponsables..!
Hoy Cynthia y John son historia.
Y la historia como se sabe, es nada.



****


Parafraseando a Fernando Pessoa


Todas las cartas de amor son ridículas, escribió el poeta.
Todos los poemas de amor también son ridículos.
El amor, incluso, es una cosa ridícula.
La gente mata o muere ridículamente por amor:
¿Pero quién que haya amado hasta el ridículo,
no vio abrirse a su paso las aguas del Mar Rojo? 



****


1976



Ese año enterram…

Ana Romano / Atropella la noche

Imagen
(poemas inéditos)



Vaivén


Atropella la noche dispersos fragmentos que hallan las horas

En un lento vaivén
tejo y destejo
el abandono





****


Agazapadas


Agazapadas en un doblez
sombras escarban
entretejidas

La luna se descascara en la claridad
al tiempo que amanecen cuerpos

con escombros.



****

Esa vez


Suelto
un terrón de balbuceo frío

espesa
—llamarada límpida—

la ambivalencia de esa vez.



****


Aún


Aún 
quejumbroso 
el árbol guarece
la ojerosa figura

del ciego.







Ana Romano nació el 1 de febrero de 1944 en la capital de la provincia de Córdoba, la Argentina y reside desde la infancia en la ciudad de Buenos Aires. Además de obtener varios premios y menciones e integrar antologías, desde hace seis años se difunde su quehacer tanto en revistas de soporte papel como electrónicas y en numerosos blogs. Poemas suyos han sido traducidos al portugués, italiano, francés, húngaro y catalán. Es profesora de Francés. Tradujo a dicho i…