Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2018

Ana Claudia Díaz / Huella en el mapamundi

Imagen
a veces pensamos en las viejas dolencias
como si fueran las garras tiernas de un conejo
sobre un paño de terciopelo que se quiebra
y cae sobre el vértigo

esa idea repitiéndose en la deriva, se balancea
y en cada uno de sus vaivenes
alumbra al mundo en fragmentos
que se vuelven voraces entre el viento
y encendidos, ruedan
apagando los colmillos de la voz



***



ir
a donde la corteza es rara
como un rulo de mar, un espiral
una combinación métrica entre los dos
una ola

rolar, rolar
dar vueltas en círculo
subir a tu auto
huir




***


el chico que hace windsurf
y se desliza con su tabla color verde por el vértigo
llega más lejos o quizás descubre la pendiente rosada ideal
para arribar a la aldea de caracoles brillantes
como un campo de plata donde descansar
a media tarde entre los brotes de flores rojas

hay diferentes formas de llegar hasta el paisaje
de piedras llenas de musgos
que no nos dejan caer al revés de los médanos

la idea de anochecer en un lugar desconocido
como un espacio de tierra que …

Camila Maurer / Último bombón

Imagen
  Llevan casados más de 35 años; eso es más de 35 veranos juntos: Cristina sabe que el calor lo pone mal. Y él sabe que cualquier otra mujer lo habría dejado hace tiempo. Pero nunca antes la trató como hace unos minutos, cuando ella no se animó a pasar al camión y él, en el asiento del copiloto, le gritó desquiciado. Se conocen desde el secundario y Ricardo siempre fue otra persona en verano. Quizás, piensa ahora, esta vez reparar el daño requiera un pedido de disculpas. El problema es que, últimamente, con el calor Ricardo no sólo se irrita sino que a veces también se pone sensible y llora. La última vez que lloró delante de Cristina fue una mañana de domingo mientras tomaban mate en el balcón y, sin que él pudiera encontrar una razón, se le empezaron a caer las lágrimas. Era un domingo de verano cualquiera, con mate como otras mil veces. Ni siquiera era una mañana particularmente calurosa. “Es como si menstruaras”, le dijo ella aquella vez. Ricardo fingió no haberla escuchado. Pero …

Ana Romano /Cegados hemisferios

Imagen
Alcance



Reposar en el regocijo
y ser alcanzada en un engarce
que mientras me desmantela

explora.





****


En el hueco



En el hueco del insomnio desabrocho tu cuerpo con escamas y heridas
Aliso el sueño en el ombligo abarrotado.



****


Esquivo

Esquivo el cuello del sol  que, alarmándome se dispone a reinar.




****


En el hueco

Cegados hemisferios dormitan en los hombros Los ángeles tornean hilos de seda Demasiadas neblinas colorean las cortinas
Indefenso el pescador ahueca gorriones.





****

Mientras golpea

La espuma  esmalta  el acantilado
Golpea la perla y asciende transfigurada mientras la exploran.





Ana Romano nació el 1 de febrero de 1944 en la capital de la provincia de Córdoba, la Argentina y reside desde la infancia en la ciudad de Buenos Aires. Además de obtener varios premios y menciones e integrar antologías, desde hace seis años se difunde su quehacer tanto en revistas de soporte papel como electrónicas y en numerosos blogs. Poemas suyos han sido traducidos al portugués, italiano, francés, hú…

José Bava / Ballet

Imagen
"Cuerpo de baile", Tinta, 35 x 50 cm., 2016






































                                                                                                 "Odile", Acrílico, 27 x 31 cm., 2018
































                                                                                "Cuerpo de baile", Acrílico, 35 x 50 cm., 2018









En el lienzo conviven cuerpo y pensamiento.  A través de colores se realiza la naturaleza de las cosas.  Cezanne diría "la pintura es óptica, y el contenido de nuestro arte reside en primer lugar en lo que piensan nuestros ojos".  No son mujeres ni acaso figuras concretas, sino pinceladas danzando al son del propio ritmo del artista en el momento preciso de volcar al soporte, el carácter genuino de la creación.  Bailan rosados, violáceos, celestes terrosos volviéndose a la magia del equilibrio y la eterna gracia. Fantasía y sensualidad organizada en sensaciones cromáticas, perpetuadas en el tiempo de la pintura.