Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2018

Nicolás García Sáez

Imagen
ACTO PRIMERO
00:00 /1 am


Yo: Hola…
Álter Ego: (Silencio, no contesta.)
Súper Yo: (Silencio, no contesta.)

Transcurren diez segundos. Lo único que se escucha es la respiración, por ahora tranquila, del hombre sentado en el sillón.

Yo: ¡Hola! (Levantando un poco la voz, girando la cabeza hacia un lado y otro.)
Álter Ego: (Silencio, no contesta.)
Súper Yo: (Silencio, no contesta.)

Se hace otro silencio, pero esta vez de quince segundos. La respiración del hombre se acelera un poco. Piensa por enésima vez en su perro, viejo y enfermo, que se suicidó hace dos días, arrojándose desde el balcón de su vivienda, ubicada en un octavo piso.

Yo: ¡Hola! (Dice, esta vez casi con un grito, el personaje principal —y el único— que se puede contemplar en la escena.)
Álter Ego: (Silencio, no contesta.)
Súper Yo: (Silencio, no contesta.)

Se hace el tercer silencio, que dura veinte segundos. La respiración del personaje principal es un tanto agitada. De este modo vuelve a sentir su enorme soledad dentro d…

Agustín Espinosa / Renacido

Imagen
Entrevista al músico y compositor argentino Agustín Espinosa

Por Alejandra Pultrone


AP: Se suele decir que toda historia tiene un comienzo. ¿Qué podrías contarme de ese comienzo dentro de tu biografía musical, Agustín?

AE : La música apareció en la etapa de la escuela primaria, cuando tenía 10 años. La señorita de música tocaba el piano con pasión: recuerdo que cada vez que ella abría la tapa sentía una atracción especial en ese momento. Me decía a mí mismo "yo puedo hacer eso también". Jamás había hecho música, no sabía tocar instrumentos,nada de nada. Un 6 de enero, día de Reyes, me contaba mi viejo que no sabía que regalarme; daba vueltas por una feria en Tucumán y vio un robot grande con muchas luces. Estaba por comprarlo pero siguió caminando y vio un teclado de una octava donde las pilas salían más caras que el teclado. Y me lo compró.  Y así fueron los comienzos tocando el feliz cumpleaños, el himno…Los vecinos venían  escucharme ( risas).

AP: Es muy interesante tu relato f…

Elena Irurzun / Fabián

Imagen
Entré al vivero y saludé a Verónica con un beso en la mejilla. Era cajera desde hacía apenas un par de semanas. Una morocha sonriente con unas tetas enormes que amenazaban con escaparse de su escote y que apoyaba en mi brazo o mi espalda cuando tenía oportunidad. La piba era linda. Hasta pensé en invitarla a salir. Pero no me gustaba mezclar en el trabajo. Si después ella quería algo más serio era para quilombo. Porque conmigo nunca era en serio.
A mi propio historial de fracasos amorosos se había sumado hacía poco el divorcio escandaloso de mi hermano. Denuncias cruzadas de violencia, algunos días de cárcel y un juicio en el que perdió todo. Tuvo que volver a la casa de los viejos y solo podía ver a los chicos fin de semana por medio. Claro que antes había insinuado venir a vivir conmigo pero mi departamento era muy chico, y mi gato suficiente compañía.

—Fabián –dijo mi jefe– hay que llevarle un pedido a Sebastián a la quinta nueva, la de los Orlando en parque Leloir ¿La ubicas?
—Sí cla…