Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2018

Alejandra Pultrone / Luna en llamas

Imagen
Una lectura sobre el documental Luna en llamas, de Fabián Soberón




Soy un lector, un lector de poesía, declara la voz de Fabián Soberón apenas comienza su  film documental sobre la poeta tucumana Inés Aráoz.
Que un escritor tan prolifero como él se presente como lector, no es un detalle menor en esta película que desde el inicio ubica un enigma, una búsqueda y finalmente, un encuentro.
 Borges siempre ronda de un modo u otro la obra de Soberón, el demiurgo monótono, como alguna vez él mismo lo llamó, también se enorgullecía de su condición de lector antes que la de escritor (“Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído”).







Desde las primeras escenas, la imágenes se suceden pictóricas, el personaje  Soberón es observado desde el exterior por una cámara que parece pintar y la escena se asemeja a un cuadro de Hopper, me recuerda a Nigth Windows.









La búsqueda de una poética es un camino en soledad, parece decirnos Soberón.









En la primera parte del …

Graciela Fiorillo / PIAZZA L´UNITÁ

Imagen
La puerta de mi casa, cercana a la playa, da al puerto. Los barcos de los pescadores van y vienen. Hace unos meses que vivo aquí, no sé si atraída por la soledad de estos lugares o por la necesidad de alejarme del ruido citadino. Lo cierto es que necesito tranquilidad para poder concentrarme en la escritura de lo que, aparentemente, será una novela corta o un cuento largo. Es difícil saberlo de antemano. Por ahora, sin plan.
Luego de recorrer todas las calles de esta ciudad puerto, decidí recalar en estas playas del sur, que ya había conocido en una de mis vacaciones. El vecino más cercano es un hombre, al que conozco sólo de vista, que habita una construcción de madera, sobre la playa también, a unos 100 metros de mi casa. Durante el verano, funciona como un pequeño restaurant de frutos del mar y bebidas frescas. También hay una silla muy alta, sitio de avistaje para los guardavidas.
Esta madrugada se desató un temporal. Los barcos de los pescadores, amarrados a los muelles, se agita…

Mónica Tempesti / La gata

Imagen
Suena el despertador y me levanto instantáneamente. Voy al baño, me lavo varias veces la cara , me ducho. Luego preparo el mate y le doy de comer a la gata. Cuando me acuerdo de ella siempre está en las alturas de la biblioteca mirando y sólo baja para comer o ir a las piedritas. Nos eludimos. Cuando termino mi mate, me maquilló y trato de peinar el cabello enrulado. Pongo lo necesario en la cartera. Salgo, saludo al portero y camino cuatro cuadras hasta la parada del ciento cinco. A los cinco minutos viene lleno y subo a los empujones. No va a parar por un largo trecho hasta que empiezan los timbrazos.Me irritan.Bajo después de cuarenta y cinco minutos. Camino una cuadra. Llego a la oficina, ficho y digo un "buenos días", en general. El que quiera contestar bien y el que no, me da igual. Los lunes son difíciles porque todos comentan lo que hicieron el fin de semana.Por suerte enseguidaentran los clientes que vienen a cobrar sus cheques y siempre digo lo mismo mil veces por …

Guillermo Fernández /Demonios en Jeppener

Imagen
La noche apuró más el silencio en la casa de los Álvarez. Había llegado temprano de la plaza y Severino quería echarse a dormir porque no soportaba tanta tarde sin corralón. Se había acostumbrado tanto al horno y a la pala de ladrillos que ahora el hecho de empujar la puerta de calle para entrar a la casa todavía con luz de tarde le provocaba más pesadumbre, un desgano que hubiera deseado arrancar de su cuerpo, pero no podía porque le ocupaba todo su enorme contorno. No comió y marchó a su dormitorio para sacarse la ropa que había usado para verse como la peor miseria. Bajó la persiana para estar a oscuras. La ventana de su cuarto daba a la calle. Empezaba a tener miedo de que lo espiaran. Cerró los ojos para que terminara el día rápido y viniera la mañana para estar entretenido en el trabajo. Necesitaba contener las manos porque se le escapaban de los brazos y lo atemorizaba caer en lo peor. Se levantó al rato para abrir la puerta del patio y entrar en un galpón con herramientas y m…