Carlos Cuccaro/ La foto de un pez nadando en la penumbra




PAISAJE CON DRAGÓN OCULTO ENTRE LOS ÁRBOLES




Atardece.


Flota

tu cuerpo desnudo
sobre Parque Lezama.



Son
los vestigios
del amor
los que arden
en el centro 
de los relojes.


Latigazos
trastocados en
sed.


Sonámbulos
besos
de labios amarillos.


Yo 
recito un poema
que 
habla de sexo y de codicia.
Pero,
en realidad, 
es como si no dijera nada.


Mis palabras 
se pierden 
en el vientre
de la lejanía,
sin dejar 
ni latido ni huella:
como un raro espejismo
de ciudad,
como 
una bandada de pájaros
heridos por la luna.




***



Contemplar 
un mapa de la tarde,
un diagrama
de las desesperanzas.



A través
del humo del tabaco
iniciar 
el descenso:
para decir tu nombre,
para abrazarte dormida.



En 
el río profundo
donde
lo efímero
se parece 
a lo sagrado.


***




Música 
de Bach
girando
alrededor
del edificio sonámbulo.

No sé 
qué haré
con tanta hechicería.


Las sombras 
de los enfermos
y
de las putas
ardiendo
en mi cerebro.


"Toda isla-pienso-
es
una isla desierta".


Y es lo rojo.


Todo paisaje urbano
se asienta
sobre el caos
y la locura.



***



HIDDEN TRACK



El observante y su ventana abierta a la noche.
Entre él y su ventana, el abismo;
vale decir: la nada y el todo
pero fundamentalmente-el miedo.
El observante y su ventana:
casi un ojo verde
de antigua nave cósmica,
la foto de un pez nadando en la penumbra.
Nadie puede saber qué hay entre el observante 
y la noche.
Habría que recurrir al arte menor,
a las jaurías salvajes que rondan en los parques...
Tendríamos que abrir el cerebro de la sonámbula
y extraer con nuestras propias manos ,
una semilla 
incandescente y frágil.
Y eso no sirve.
Lo que está oculto
es otra cosa.
En el abismo está lo que no es:
la inversión de los polos,
la madre desnuda,
la higuera reseca,
la montaña de los gemidos.
El observante lo sabe.
Todo en él
es como una luz en la garganta.
Y quizás por eso,
su tristeza tiene el hondísimo misterio
de la especie.
Lo sabe.
Ventana abierta a lo irreal
como una construcción de sed sobre infinito.


#Los árboles del abismo
#Carlos Cuccaro
#Buenos Aires, Editorial La Luna Que
#2015






Carlos Cuccaro nació en Azul, Provincia de Buenos Aires e el invierno de 1968.
Realizó estudios en la escuela Nacional de Bellas Artes "Luciano Fortabat".
Ha publicado:"Ultrasenderos" ( 1993), "Libro de Babilonia" ( 1996),"Los latidos oscuros del silencio"( Ed. La Luna Que, 2001), "Blues", ( Editorial Callvú Leovú, 2007),"Luciflor o la sangre"( Callvú Leovú, 2008), "Tharsis", ( Editorial Callvú Leovú, 2011) , "Los árboles del abismo" ( Editorial La Luna Que, 2015).




















Comentarios

Publicar un comentario