Perla de inútil maravilla / María Rosa Maldonado




abejitas



I


él caminó sobre las aguas
ellas danzan debajo

de la lluvia y no mojan  sus alas ni sus cestos de sustancia viviente

transmiten  el espíritu
conocen - por sabiduría milenaria -
el arte de la miel

 que puesta en vasos  al lado de sus tumbas
alimentó a los faraones en su tránsito hacia la gran mansión de osiris

y es por la boca que ellas traen el espíritu

tan descalzas como santa teresa  tan perdidas de sí
tan inmersas
en la despreocupada certidumbre del tao
a despecho de la razón que no comprende por qué
tanto trabajo por un mundo perdido


desviaciones aromáticas del curso de los días
trampa sutil del ojo sobre
el panal que llena toda su cavidad   - y todo el resto –



II


piedra de rosetta:
cumplir con los ritos prescriptos
para que las dos mitades del día se hagan una
superficie lisa e imperceptible:

el vuelo allí es la espiral de un mandato
misterioso y ajeno

lo que no se descubre – astucia de la flor –
se abandona a su propia codicia: multiplicarse
hasta el infinito

fatalidad de la luz reflejada en los lagos profundos de
la orquídea (coryanthes macrantha) agua pura
diáfano baño donde  la abeja cae

inevitablemente  - la belleza es una
perla de inútil maravilla -
no habrá escándalo de amor   ni habrá contemplación ociosa

en el corazón del bienaventurado - en su pequeña
celda -   se sabe:
no queda  espacio para lujos



III


Mateo 10, 5-14

detrás de las orejas de francisco
abejitas de asís

por la vieja iglesia de
santa maría de los ángeles  ración diaria de misterio
como el introducirse en la

fantástica y abierta boca  de dragón chino: (orchis pentecostés)
su recámara      líquidos cautelosos    gotas
litúrgicas   pila de la consagración

y ahí mismo ese zumbido de nadie sobrevolando el altar
las piedras  del monte subastio  los árboles
sobre las colinas

el cielo  de la decimotercera centuria

ese zumbido detrás de las orejas:

- el néctar
te espera más allá –



IV


el alma del faraón alarga  un dedo
hacia el vaso que guarda

la dorada melaza

recuerda:    un sabor   en el cuerpo  el aroma de lo oscuro   
los racimos de flores  del áspero

cannabis   su extensa
plantación movida por los vientos del desierto

sobre las aguas del gran río
las bocas espaciosas

litúrgicas trampas de pasaje

en el país sin lluvia
                                     tutmés y hatasú
isis y osiris

qué significa la palabra hermano?

- para  los  reyes   no hay
 mieles prohibidas –


V

   
                                                                                            Kirieleison
- miserere nobis -

colmena: rosa de los vientos

por celdas y pasillos   cubriendo la quemadura original
olor a furacine

desde el monte athos
el brillo del egeo hasta donde va el ojo

los monjes no miran   oran y laboran desde
el alba
- que bien podría ser la de los tiempos:

todo encerrado en la repetición tenaz
del mismo día –

en el suntuoso aire  de Áyion Óros
tercer   dedo    de la península  calcídica
- zona chiusa ai turisti     cittadina graziosa sul mare-
las voces   se levantan   apenas    para plegaria y canto


por la escarpada cuesta no hay cabritas 
ni gatas que maúllen a la luna

peligrosa  y narcótica 

que indica
el atributo femenino del dios


 María Rosa Maldonado
 El zumbido de dios 
 Editorial tsé-tsé ,BuenosAires, 2002




María Rosa Maldonado nació en Barcelona en 1944. En 1949 se radicó con sus padres en Buenos Aires, Argentina. Es profesora de Filosofía, Ciencias de la Educación y Psicología. Coordina talleres de escritura y dicta seminarios y conferencias sobre literatura y filosofía.
Ha colaborado y colabora en diarios y revistas con poemas y notas bibliográficas.

Publicó “Poemas” (Edición de la autora, 1977), “Hasta que despertar es imposible” (Editorial Ultimo Reino, 1989) poemario con el cual obtuvo en 1988 el Primer Premio de Poesía del Diario La Nación, “El esplendor ajeno de las cosas (Editorial Ultimo Reino, 1992)  “el zumbido de dios” (Editorial Tse Tse, colección bikebik, 2002) poemario al que se le otorgó el Segundo Premio Municipal del bienio 2002-2003, “atzavara” (Editorial Kriller71ediciones, 2012) y “acúfenos” (Editorial Zindo&Gafuri, 2017)









Comentarios

Publicar un comentario