Uña de nácar / Máría Belén Corso





Pétalo nocturno

Pétalo sincero que te hacés presente
en la hora infalible de mi desesperanza
y perfumado, vuelto hacia mí, 
destruís el dolor concebido en noches oscuras, 
Península
Isla de Sentimientos.

¿Quién pudiera pétalo
ser lo que vos?

El crepúsculo no abarca
la epopeya de tu existencia,
ni siquiera contempla el azúcar
de tu corola húmeda.

Pétalo mío:
nuestro tiempo no pasará jamás.


**

Begonias

Debería ser toda la sangre
los furgones esperanza.
Acangrejados robustos
se mueven frenéticos
alimentándose de rastrojos húmedos.
Y en la hora opaca, 
lucho.










Sal y agua

De muchas cosas, pero no de sed.
He venido tragando saliva desde los primeros
y hasta los gritos que aún no son.
Oraciones resquebrajadas sin nacer
sal y agua que se repiten una y otra, y otra vez.
Ahora entiendo los peces descamados, 
las serpientes desvertebradas.
La garganta  promulga muerte
anhelando perpetuar la finita vida.
La hipocresía hecha verso en una servilleta de papel,
manchada con  la sangre de todas.
Ya no espero a la esperanza, 
ya no siento.












Lucero, corazón de infanta

Me he vuelto fúnebre, 
sé que lo sentís por ambas.
Calcifiqué los miedos todos, 
las tonterías de la mujer callada.
Sin titubeos busqué el martillo
y con histeria en la sangre, 
astillé un mundo.



**

Amaranta

Me nombraste “Amaranta”
y yo asentí.
Sedujiste mi pensamiento e ilusa me lo creí.
Jamás podría pétalo ser lo que vos.

Entonces dijiste:
¡Nenúfares!
Recordé mi angustia 
y me recreé siendo pez, 
jugando en las profundidades, 
confundiéndome con las hojas
antes de dormir.
Pero no, de mis brazos
no nacieron aletas.

Nuevamente oí tu voz:
“Sé mi pájaro esta tarde”
y gustosa acepté la invitación.
De frente al espejo 
tomé otro espejo 
y en mi espalda 
no encontré alas.

La flor de luna se abrió
y retomando a tu primer nombramiento 
volviste hacia mí.
¡Amaranta despierta,
la uña de nácar está aquí!
Corrí a la ventana y entonces las vi:
plata y rubí.


Begonias de invierno
María Belén Corso

FOTOGRAFÍAS

Registro fotográfico de obra en proceso – Begonias 2018













María Belén Corso  ( Buenos Aires, 1993)

( autobiografía)

Me encuentro finalizando la Licenciatura en Artes Visuales con orientación en Grabado y Arte impreso en la Universidad Nacional de Las Artes (UNA). Mi obra “Paisaje de amor muerto” fue seleccionada en los Premios Prilidiano Pueyrredón 2017. Expuse en varias muestras colectivas y algunos de mis poemas han sido publicados en la Editorial ArtGerust (Madrid), Tahiel Ediciones (Buenos Aires) y en el Diario de los poetas de la Editorial 3+1 (Buenos Aires). 

Construyo mi obra a partir de la observación y recolección de elementos de la naturaleza. En la imagen busco la palabra y en la palabra busco la imagen.  Estoy en la continua búsqueda de un lenguaje, decir con pétalos. Trabajo con la arquitectura de la memoria y la puesta en valor de cada pilar y elemento aparentemente accesorio de una gran construcción. Tesoros del recuerdo que redundantemente me recuerdan los vestigios de vida de lo que aún no muere. 


http://mariabelencorso.blogspot.com.ar/








Comentarios

  1. Belu me encanta siempre lo que plasmas en el papel... Me inspira...

    ResponderEliminar
  2. Belu hermosas tus palabras y los pétalos que buscan contar sus sueños tristes y melancólicas...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario