François Le Merk / Imaginando el futuro cercano

ROCK IS DEAD!


Una crítica musical del disco Humanz (Gorrillaz ,2017)





Las razones del conflicto entre el cantante Damon Albarn y el dibujante Jamie Hewlett no quedaron del todo claras. Poco después de haber lanzado el disco “The Fall” en 2011, anunciaron su separación. Sin embargo, se reconciliarían, y anunciarían el lanzamiento de un nuevo disco para el 2017: “Humanz”.

Gorillaz fue un concepto novedoso para la primera década del 2000: una banda de dibujos animados con cuatro integrantes ficticios, cada uno con una historia personal. Este trabajo se lo debemos a Jamie Hewlett, co-creador y genio indiscutible de la agrupación. Inspirado por el mundo del comic, dibujó a 2D (cantante), a Murdoc Niccals (bajista), a Noodle (guitarrista) y a Russel Hobbs (baterista). “Siempre quisimos destacar los estereotipos de las estrellas de rock, y quizás hacerles vivir las vidas de estrellas de estrellas pop de verdad. Pero al final no sucedió así, porque terminaron teniendo personalidades propias”, dice Hewlett.
Los clichés del rock son repetitivos, mundos de excesos y desvaríos, historias que se reiteran hasta el cansancio pero que, asimismo, el público consume. Hewlett lo logró: los personajes de Gorillaz no recurren a un mundo de drogas-sexo-rock ‘n’ roll, sino un mundo de villanos, pactos satánicos e invocaciones fantasmales. En la banda, poco podría hacer Damon Albarn sin Jamie Hewlett: los personajes son el concepto. Pero, por supuesto, el cantante es siempre quien se lleva las flores. En este caso, Damon.


Gorillaz es una banda multifacética. A lo largo de su trayectoria, convocaron a artistas de diferentes partes del globo, desde Ibrahim Ferrer a Snoop Dogg, desde Ike Turner a Little Dragon. La agrupación recorrió las barreras de géneros diversos, como el rock alternativo, el trip hop, el hip-hop y la electrónica. Incorrectamente, fueron clasificados como indie, no sólo porque Damon Albarn provenía de la banda britpop Blur, cuyo género es una variación del indie rock, sino porque el estallido de la nueva ola de grupos de principios del 2000 coincidió con el lanzamiento del primer disco de Gorillaz.
Humanz, por su parte, se sostiene a base de la electrónica, pero, por primera vez, Gorillaz se adapta a la edad moderna, recurriendo al electropop y al R&B. Previamente, la banda había ido más allá del sonido de las bandas convencionales, creando frecuencias con orquestas sinfónicas u otras canciones de género sin clasificar como “El Mañana”, corte de difusión de Demon Days (2005). En Humanz se obvian los instrumentos y casi todo se reduce a la electrónica, bases y melodías producidas exclusivamente por computadora.

Como ya se dijo, gran parte de Gorillaz se basa en colaboraciones, no únicamente a la música de Albarn ni a las animaciones de Hewlett. Para Humanz se convocaron a artistas modernos como Jehnny Beth, cantante de la banda post-punk inglesa Savages, a la colombiana Kali Uchis, a la rapera Little Simz y a Popcaan, cantante jamaiquino de dancehall, quien canta en el single “Saturnz Barz”, el corte de difusión principal. Cuando se anunció que Noel Gallagher participaría en el disco, ex líder de Oasis y banda archienemiga de Blur, los medios de difusión lo prostituyeron hasta el hartazgo y los fanboys de Oasis lo acusaron de traidor. Pero, en realidad, la colaboración de Noel en Humanz fue un acto público para acabar con esa batalla estúpida. Tanto así que convocó al guitarrista Jeff Wootton, guitarrista de su banda, para la gira de Humanz. Liam Gallagher, ex cantante de Oasis y hermano menor de Noel, no opina lo mismo: “Esa mierda salida de Blur pueda que haya transformado de Noel Gallagher en una enorme chica pero créeme, la próxima vez que lo vea habrá guerra”, escribió por su cuenta de Twitter.


Humanz, tanto por los fans como por la crítica profesional, no fue valorado por razones lógicas: se trata de un disco donde Albarn queda en tercer lugar. Primero están sus músicos invitados, luego su banda y él a lo último. En los shows se lo ve tocando algún que otro teclado o sencillas melodías de guitarra; ya no quiere mostrarse como front-man. “Pienso que Damon estaba cansado de ser el front-man de Blur y yo estaba asombrado de lo aburrido que eran los grupos al ser entrevistados. Por ese motivo dijimos ‘vamos a hacer una banda de mentira’”, dice Jamie Hewlett.

“Sólo quería imaginarme el futuro cercano, porque este disco para mí es ligeramente futurista. De ahí el nombre “Humanz”, dice Damon Albarn. Su discurso es acertado, ya que hoy por hoy la música casi no tiene estigmas, la clasificación de los géneros está perdiéndose. No existe tal cosa como el rock o el pop, fueron términos que perduraron pero que, en la actualidad, están perdiendo vigencia. En todo caso, lo de hoy en día son variaciones. Humanz podrá sonar futurista, pero esto se debe a la evolución y al quiebre de las reglas de la música.


 François Le Merk
 Humanz
 crítica musical


François Le Merk  es el seudónimo del músico y poeta Franco Hoffman.






Humanz / full concert ( 2018)




Comentarios

  1. Excelente! la critica es completa con cada observación del mismo disco y banda como concepto general principalmente como aborda desde el punto de vista técnico y musical de la banda a la hora de una concepción y su posterior disco. Nuevamente excelente!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario